minh

 

http://www.redbetances.com/

 

Descarga tu ejemplar

 

piensalo

 

http://www.claridadpuertorico.com/

 

cev

 

 

Reflexiones de Fidel

 

http://forodesaopaulo.org/

portal-alba

Estamos en los canales

Bibiioteca MINH

Videos MINH

Facebook MINH

Ustream

Visitas:
Puerto Rico, fuera de la agenda de CELAC PDF Imprimir Correo
Escrito por Ángel Pérez Soler / MINH   
Jueves, 31 de Enero de 2013 07:10

prLa II Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) culminó este lunes con la aprobación de la declaración de Santiago, la incorporación de Cuba, Costa Rica y Haití a la Troika y la designación de Ecuador a la presidencia pro témpore del bloque en 2015.

 

 

Además, las naciones del organismo regional aprobaron la cooperación entre la CELAC y Haití, así como el apoyo a las Islas Malvinas, bajo el control de Reino Unido desde 1833 y cuya soberanía reclama Argentina.

También aprobaron el apoyo a la lucha contra el terrorismo en todas sus manifestaciones y la necesidad de poner fin al bloqueo comercial y financiero impuesto por Estados Unidos contra Cuba desde hace casi medio siglo.

Así, dictaba el resumen de la cadena de noticias latinoamericana TeleSUR, al terminar la II Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC). De esta forma, Puerto Rico vuelve a quedar fuera de la agenda de integración de los países latinoamericanos y caribeños.

Sin duda, el caso colonial de Puerto Rico es uno complejo de entender, inclusive para aquellos que damos peleas en vías de la descolonización de nuestra patria y la justicia social. Es conocido por aquellos/as que en alguna ocasión han estado trabajando para que el tema de Puerto Rico sea parte de las agendas de encuentros latinoamericanos y caribeños que explicar el caso de nuestra isla no es tarea fácil. A pesar de la dificultad del tema, es inconcebible que dentro de la agenda de CELAC, no esté el tema de nuestro país y que por encima de tan necesario tema haya un documento aprobado por la tragedia en el estado de Río Grande, Brasil donde murieron muchísimas personas y resultaron heridas otro monto. No quiero minimizar tan triste tragedia, e incluso utilizamos el espacio para solidarizarnos con los familiares y el pueblo hermano de Brasil que pasa por momentos difíciles, pero el tema del colonialismo en Puerto Rico amerita una expresión contundente de parte de tan importante organismo para el desarrollo de la región.

Para aquellos que trabajamos en pos de la descolonización de Puerto Rico es imperante acciones concretas en favor de la descolonización de Puerto Rico. Para que haya verdadera independencia de los países latinoamericanos y caribeños es iimprescindible la descolonización de Puerto Rico.

Puerto Rico está quedando cada vez más rezagado del tema internacional, tal vez por la falsa impresión que en nuestra isla se consiente el colonialismo y que estamos contentos con la relación tan desigual en la que nuestro país vive. Es tal vez la razón por la cual un organismo como la CELAC, el cual en sus estatutos constitutivos busca la integración y fortalecimiento de la región excluyendo del mismo a los Estados Unidos, nos deja a un lado, como borrándonos del mapa. Esta acción no pone en perspectiva la aportación de Puerto Rico en la historia del Caribe y América Latina.

Puerto Rico es la llave de nuestra región, es por esa misma razón que hemos sido el territorio de  Nuestra América que mayor azote ha recibido. Habría que echar un vistazo a la historia para entender que nuestra isla en conjunto con La Española fue la primera en recibir el embate y la explotación del colonialismo español en principios del Siglo XVI. Fue en nuestras islas, donde se practicaron todas las estrategias de dominación coloniales.

A pesar de eso, fueron los criollos y su inicio de identidad puertorriqueña, los que se negaron a ir a combatir contra hermanos caraqueños y su lucha por independencia. A su vez, fue en Puerto Rico, junto con Cuba, donde permaneció por más tiempo el colonialismo español, siendo Puerto Rico el primero en lanzarse a su lucha por la independencia el 23 de septiembre de 1868. Lucha la cual fue reprimida con relativa rapidez, pero que creó una mejor condición de guerra para la hermana isla, Cuba. La salida de sinnúmero de soldados incondicionales que salieron de Cuba para reprimir nuestra lucha, dio un espacio más cómodo para el levantamiento en Yara.

Por otra parte, Puerto Rico fue escenario de práctica para la implantación de las nuevas formas de colonialismo estadounidense, siendo invadida en 1898, a tiros. Esas formas neocoloniales, trajeron consigo el neoliberalismo, la toma de la producción en manos de extranjeros y la explotación laboral. No obstante, fue Puerto Rico, quien recibió gran parte de los cubanos que por egoísmo personal salieron del país en busca de un lugar donde protegieran sus intereses luego de la victoria de la Revolución Cubana en 1959. Cubanos que en aras de la verdad, sirvieron, sirven y seguirán sirviendo en contra de las luchas de reivindicación de nuestro pueblo sembrando terror y hasta haciendo aportaciones económicas para que las condiciones en vías de la justicias social sean más complejas. De igual forma, puertorriqueños han servido como mártires en la concretización de los procesos revolucionarios en Cuba y participando de apoyo en las luchas de la Revolución Sandinista.

Este Puerto Rico, que parecería ante los ojos de muchos/as hermanos/as latinoamericanos y caribeños que no desea elevar su lucha para su descolonización, es el mismo el cual en los pasados meses tuvo una huelga nacional en favor de los trabajadores de nuestra industria eléctrica; es el Puerto Rico donde antes que en Colombia, Chile, República Dominicana se levantaron los estudiantes y paralizaron en su totalidad el primer centro universitarios, teniendo en jaque por más de dos años a un gobierno neofascista aliado al Partido Republicano de Estados Unidos. Es Puerto Rico, quien en los pasados días detuvo el proyecto más peligroso jamás visto en nuestra historia. Un tubo de gas que pasaría por casi la totalidad de nuestros territorio nacional y el cual por la gran organización y el empeño de revolucionarios y revolucionarias fue detenido. Es Puerto Rico el que este año celebrará diez años de la lucha victoriosa por sacar a la Marina Yankee de tierras boricuas, suceso que tiene una relevancia trascendental en la geopolítica latinoamericana y caribeña, es Puerto Rico, el que poco menos de tres meses atrás, renegó de la condición colonial en un plebiscito no vinculante al derecho internacional y al Congreso de Estados Unidos. A pesar de los pesares y a pesar de que dicho plebiscito no haber tenido ninguna repercusión, ni cambios significativos en la relación colonial de Puerto Rico y a pesar de que en la isla amplios sectores se negaron participar de la farsa, los resultados muestran un descontento con dicha relación. Vale mencionar que casi un millón de electores (970,910 electores) negaron la condición actual colonial. A su vez, 67,267 electores dejaron las papeletas en blanco, a los cuales hay que añadirle 12,948 papeletas nulas sumando alrededor de 80,000 personas que siguiendo la propuesta de grupos independentistas que llamaron a dañar la papeleta como acción de denuncia ante tan amañado referéndum. Estos números muestran que existe un pueblo en contra de la colonia.

Asimismo, a la hora de votar por la opción preferida, 75,000 electores votaron a favor de la independencia, siendo ésta la opción  con mayor crecimiento desde la última vez que se consultó al pueblo en el asunto de status.

Sin duda, existe un pueblo que lucha. Sin duda existe un pueblo que desea salir del atolladero que han provocado las políticas públicas pro yankees y que está harto que gracias a una lógica que responde a los intereses extranjeros, nuestro país esté sufriendo altísimas tasas de  desempleo, sufriendo ser el puente de distribución de drogas a los Estados Unidos, provocando a su vez casi una guerra civil por el control de puntos de drogas por la falta de empleos dignos y bien remunerados. Está cansado de la desigualdad y del mal gobierno.

Esperamos que estando en manos la Presidencia pro témpore de la CELAC el Presidente de Cuba, Raúl Castro, el nombre de Puerto Rico no sea solo parte de los discursos de países amigos como el de Cuba y Nicaragua y que sea un punto importante de los 33 países que componen el órgano regional. Sin Puerto Rico la CELAC está incompleta.

 

Misión PR en Cuba

 

Fundación Juan Mari Brás

 

Otro PR es posible

 

Nuestra Opinión en blanco y negro

Documentos

Solo el administrador



Rebelión

banner minhOficina Central, C 25 NE 339, San Juan, Puerto Rico 00920.
Teléfono (787) 774-8585,
minhpuertorico@minhpuertorico.org