minh

 

http://www.redbetances.com/

 

Descarga tu ejemplar

 

piensalo

 

http://www.claridadpuertorico.com/

 

 

Reflexiones de Fidel

 

http://forodesaopaulo.org/

portal-alba

Estamos en los canales

Bibiioteca MINH

Videos MINH

Facebook MINH

Ustream

Visitas:
Eugenio María de Hostos PDF Imprimir Correo
Escrito por Vivian Auffant Vázquez   
Jueves, 11 de Enero de 2018 22:58

hostos

La obra ciudadana que aportó Eugenio María de Hostos a la América toda, es una respuesta a la ausencia de libertades, odisea de eventos superados en ocasiones, evaluados en otras y siempre franqueados por intereses nacionales e internacionales. Su vida ratifica el sacrificio del ir y venir, castigo sentenciado por ejercer su libre pensamiento, acción prohibida. Bajo diversas circunstancias en su Isla, increpaban su exilio. El concepto de peregrinaje en Eugenio María de Hostos refleja las consecuencias de una migración siempre forzada por razones políticas y sociales que enmarcaron su vida.



Sus primeros 23 años contienen los pensamientos y experiencias inmersos en la publicación de La peregrinación de Bayoán de 1863; reflejan el conocimiento sobre la sociedad y el convencimiento de la libertad en su persona. El prólogo de la edición de Madrid, 18631 muestra la idea del peregrino:

Este libro, más que un libro, es un deseo; más que un deseo, una intención más que una intención, es sed. ...Los que no peregrinan que no lean.

Es un librepensador, lleno de deberes cuya base siempre será el derecho a la igualdad, equidad y libertad. Sus convicciones se reafirman en la obra que realizó en América por medio de los artículos periodísticos, discursos, conferencias, reformas educativas y jurídicas, en países específicos como República Dominicana, Perú, Argentina, Brasil y Chile. Contribuye con su palabra y acción a las sociedades americanas para desarrollar la conciencia libertaria. Eugenio María de Hostos viene a ser sinónimo de jurista, educador, sociólogo, periodista, patriota, en resumen: conciencia. Así lo entiendo no sólo para los países antillanos sino para la Humanidad anterior y actual.

Lucha por la libertad de las Antillas, no sólo de su independencia política sino de los lastres coloniales que impiden la configuración de la república de gentes dirigidas a sustentar el derecho y el deber por encima del poder político o administrativo concentrado en una persona o partido. El sentido de liberación promulgado por Hostos, convence para proceder con equidad, constituyendo que todas las personas son iguales ante el deber y ante el derecho.

La independencia es una cosa, y la libertad es otra cosa; la independencia se conquista con las armas en la mano; la libertad es obra del derecho; la independencia es substracción del yugo; libertad es multiplicación de esfuerzos ; el yugo se arroja en una brega más o menos larga; los esfuerzos que reclama la libertad son perpetuos. Y como perpetuos, así también son omnímodos; reclaman la cooperación de todas las actividades individuales y la suma de todas las fuerzas sociales.

Encontramos seis períodos en los que dividimos su vida de 1839 a 1903 respecto a sus obras, cambios de lugares, países, viajes y proyectos desarrollados. Nace en Puerto Rico en 1839 y se educa en el Liceo San Juan en Mayagüez a partir del 1847. En Bilbao 1851 continua estudios de bachillerato en el Instituto de Segunda Enseñanza. Regresa a Puerto Rico, por corto tiempo y en 1855, termina cursos de latín en el Seminario San Idelfonso en San Juan. De nuevo a España 1857 ingresa a la Facultad de Derecho, Filosofía y Letras de la Universidad Central de Madrid. Sus artículos periodísticos y cartas a los rotativos manifiestan el derecho a la independencia de Puerto Rico y Cuba; el derecho a la protesta y a la liberación de los esclavos.

Hostos rompe con el gobierno español cuando luego de la república de 1869, no honró el compromiso de libertad para Cuba y Puerto Rico, inclusive rechaza el puesto de gobernador en Barcelona. Luego de dos estadías en París, llega a Nueva York; y el 31 de octubre de 1869 tiene su primer encuentro con Ramón Emeterio Betances, líder revolucionario de la independencia de Puerto Rico. En la gran metrópolis radica hasta 1870 cuando decide partir a Sur América, dadas las condiciones de represión en su isla. En Perú labora durante un año en el periódico La Patria y con la Sociedad de Auxilio a Cuba. En Chile pasa cinco años, y publica la Memoria de Chile, en la que expresa: Me propongo describir los progresos de Chile... contribuir, si me es posible, a reivindicar para esta sociedad el derecho que tiene al reconocimiento de la sociedad americana i a la atención respetuosa de las nacionalidades europea. Encontramos que el concepto de derecho expuesto es la simiente para su reforma jurídica y las otras necesarias para lograr el gobierno que debe haber en una república. Con la publicación de la Biografía a Plácido en 1872, aporta otro aspecto de la defensa de la libertad no sólo política sino de los hombres y mujeres esclavos. La segunda edición de La peregrinación de Bayón en 1873 amplía e incorpora recursos literarios para transmitir la emoción de la búsqueda del ideal. Ambas obras contienen la explicación de los sacrificios por la libertad. En ese mismo año en Chile, se publican sus conferencias sobre La Educación Científica de la mujer, inconmensurable aporte al adelantamiento del derecho de la mujer a los altos estudios en el continente americano y ejemplo para las demás tierras del mundo.

Destacamos los tres períodos en los que Hostos labora en Santo Domingo: el primero de 1875 a 1876 en el que promulga la convicción política del derecho a la libertad en las Antillas; el segundo de 1879 a 1888 muestra la aplicación de sus ideas mediante una implantación y práctica de su sistema educativo basado en su método de pensamiento; y el tercero de 1900 a 1903, en el que tiene a cargo la reorganización total del sistema de enseñanza.

En la República Dominicana funda y dirige los periódicos Las Tres Antillas y Los Antillanos en el año de 1875 y colabora con Las Dos Antillas; crea la sociedad La Educadora en 1876. Sale a Venezuela donde se casa en 1878 con Belinda Ayala. Luego pasa a Nueva York, donde publica en La Voz de la Patria su fundamental programa de La Liga de los Independientes. La serie de escritos presenta la manera de mantener las libertades en los países ya independientes y los que faltan por lograr su libertad. José Martí comenta sobre este programa y le llama ¨Catecismo Democrático¨ desde El Federalista de México.

Más tarde regresa a la República Dominicana en 1879 cuando desarrolla su labor educativa y ciudadana hasta 1888. Con su compromiso docente reafirma el derecho a la educación. En 1880 funda la primera Escuela Normal de Santiago de los Caballeros. En 1883 inaugura la Cátedra de Economía Política en el Instituto Profesional. Dicta a sus alumnos las Lecciones de Sociología que posteriormente formarán parte del Tratado de Sociología. En 1884 se gradúan los primeros maestros normalistas al igual que en 1886. Pública en Santo Domingo sus Lecciones de Derecho Constitucional en 1887 y en ese año se gradúan las primeras maestras del Instituto de Señoritas dirigido por Salomé Ureña de Henríquez. En 1888 funda la Escuela Nocturna para la clase obrera; y publica Moral Social.

De 1888 a 1898 radica en Chile donde atiende la obra del sistema de escuelas y la Reforma del Plan de Estudios de la Facultad de Leyes . Publica en 1897 Cartas públicas sobre Cuba, en la prensa chilena y dominicana siendo estos artículos el punto culminante en su defensa por la libertad de esta Antilla comprometida en la guerra de independencia llamada por Martí la Guerra Necesaria. Esta defensa que hizo Hostos de las dos Antillas fue la razón de sus esfuerzos intelectuales y de producción documental por más de cuarenta años con el compromiso de abogar por las emancipaciones absolutas de las colonias.

Pasa a Estados Unidos en julio de 1898 para interceder en la Guerra Hispanocubana estadounidense, pero ya el combate estaba en su desarrollo. El 2 agosto en New York, Chymney Corner Hall, 6ta avenida, calle 25. Funda La Liga de Patriotas Puertorriqueños de la cual es nombrado presidente, y Roberto H. Todd secretario. Este proyecto cuyo origen sobreviene de La Liga de los Independientes de 1876, lo presenta a causa del desarrollo de los acontecimientos en el Partido Revolucionario Cubano y la Sección de Puerto Rico ante la ocupación norteamericana como consecuencia de la Guerra del 1898. El propósito es que Puerto Rico se organice para definir el status de la Isla en una república luego de un plebiscito debidamente organizado. Dicha organización implica 25 años de preparación en un proceso de descolonización. Proponía la unión de las fuerzas productivas, intelectuales y de convivencia social para cualquier sociedad en tiempo y lugar, referente indispensable para transformar sociedades con dignidad, derecho y conciencia.

Luego, llegado a Puerto Rico en septiembre, presenta su proyecto La Liga de Patriotas Puertorriqueños y el 23 de octubre de 1898 en Juana Díaz impulsa la organización que ayudará a un pueblo colonizado por cuatrocientos años a encontrar su derrotero en la senda de la libertad y el derecho. Las intrigas partidistas vieron amenazadas sus acuerdos y beneficios económicos bajo el nuevo orden. Hostos no tuvo cabida en su Puerto Rico, le retiraron hasta la posibilidad de trabajar en el proceso educativo: ya había otro plan de americanización.

El tercer período en República Dominicana va del 1899 a 1903, año de su muerte, reorganiza en Santo Domingo la enseñanza pública y le nombran Inspector General de la Enseñanza Pública, Director de la Escuela Normal de Santo Domingo

Hostos reflexiona sobre varios conceptos que impulsan cambios en definiciones, prácticas y enseñanzas. Uno de esos es el concepto de ética. Para el mayagüezano universal la ética es una relación directa de la psicología porque depende de la voluntad de las personas. Se puede tener una reflexión en cuanto a un comportamiento, alguien, algo o situación; igualmente se pueden tener las evidencias de los hechos, el recuento de los acontecimientos. Pero si no se tiene voluntad para cumplir con el deber ético no se consigue el equilibrio de la justicia en detrimento de los desfavorecidos. Si no se aceptan los errores cometidos, las personas no se hacen responsables de sus actos, alterando la convivencia social porque prevalecen los intereses creados.

Los acontecimientos actuales permiten reconocer lo que hizo Hostos al denunciar el miedo a la libertad que explotan los partidos políticos para hacer de la situación de sometimiento una de sobrevivencia y un gran negocio. (Claridad)

 

Misión PR en Cuba

 

Fundación Juan Mari Brás

 

Otro PR es posible

 

Nuestra Opinión en blanco y negro

Documentos

Solo el administrador



banner minhOficina Central, C 25 NE 339, San Juan, Puerto Rico 00920.
Teléfono (787) 774-8585,
minhpuertorico@minhpuertorico.org

otropuertoricoesposible@gmail.com