minh

 

http://www.redbetances.com/

 

Descarga tu ejemplar

 

piensalo

 

http://www.claridadpuertorico.com/

 

cev

 

 

Reflexiones de Fidel

 

http://forodesaopaulo.org/

portal-alba

Estamos en los canales

Bibiioteca MINH

Videos MINH

Facebook MINH

Ustream

Visitas:
El derecho a reparación por el colonialismo PDF Imprimir Correo
Escrito por Wilma E. Reverón Collazo / Copresidenta del MINH   
Viernes, 14 de Noviembre de 2014 14:06
colonialismoEl colonialismo es un crimen contra la humanidad. Tomó siglos reconocer su carácter criminal, al igual que tomó siglos reconocer el carácter criminal de la esclavitud. Pero uno y otro son parte del mismo sistema económico impuesto por los países imperialistas que han dominado la humanidad desde tiempos inmemoriales. Ocupación, conquista, esclavitud y expolio son piezas de un mismo engranaje de enriquecimiento de unos pocos a costa del saqueo y explotación de los pueblos conquistados.
"El neocolonialista es un necio que cree aún que se puede arreglar el sistema colonial, o un maligno que propone reformas porque sabe que son ineficaces" (Sartre) [1]

"When a wrong has been committed, it must be repaired. If you recognise that colonization has been a source of massive crimes against humanity, then reparations are legitimate. If you refuse these reparations, then you deny the criminal nature of colonial crimes" [2]

"Cuando se ha cometido un daño, el mismo debe ser resarcido. Si usted reconoce que el colonialismo ha sido una fuente de crímenes masivos contra la humanidad, entonces los resarcimientos son legítimos. Si usted niega esos resarcimientos, entonces usted niega la naturaleza criminal del colonialismo." (Traducción de la autora)

 

El colonialismo es un crimen contra la humanidad. Tomó siglos reconocer su carácter criminal, al igual que tomó siglos reconocer el carácter criminal de la esclavitud. Pero uno y otro son parte del mismo sistema económico impuesto por los países imperialistas que han dominado la humanidad desde tiempos inmemoriales. Ocupación, conquista, esclavitud y expolio son piezas de un mismo engranaje de enriquecimiento de unos pocos a costa del saqueo y explotación de los pueblos conquistados.

 

Cuando visitamos las grandes obras arquitectónicas europeas, las grandes riquezas y disfrutamos los grandes avances tecnológicos de los países del primer mundo, detrás de cada pieza está el sufrimiento, la explotación y la pérdida de materia prima, tierras, aguas, bosques y calidad de vida de algún pueblo en desarrollo. Por eso a pesar de la independencia política obtenida por los pueblos de África, Asia y América Latina, no se había logrado la soberanía económica necesaria para su desarrollo por efectos del neo-colonialismo impuesto en ellos. Hoy América Latina está dando la batalla diaria por defender la soberanía económica que le permite dedicar sus grandes riquezas en el objetivo del milenio de eliminar la pobreza de sus pueblos.

 

Por eso cuando hablamos de la independencia en Puerto Rico la pregunta que en primer lugar asoma en la mente de nuestro pueblo es ¿con qué dinero? ¿Cómo enfrentamos la dependencia económica de un sector significativo de nuestro pueblo de fondos provenientes de EEUU que se sitúa entre un 48 a 52% de la población? ¿Cómo se enfrenta la administración de un gobierno que depende en casi una tercera parte de su presupuesto de fondos de EEUU? El movimiento independentista no ha contestado coherentemente estas preguntas. Hay muchas propuestas serias, otras creativas, sobre este tema, de los distintos sectores que componen el movimiento, pero no hay un plan económico integrado que pueda crear la confianza de nuestro pueblo en que la independencia no es un salto al vacío sin paracaídas.

 

No soy economista así que mi opinión es tan buena como la de cualquier ciudadano, pero haciendo un acopio de ideas dispersas planteadas por el independentismo en sus programas, podemos dividir en varias partes las propuestas económicas para una República de Puerto Rico viable:

 

1. Abolición de leyes de cabotaje de EEUU: reducción de un 20 por ciento en los costos del transporte marítimo, con una inyección directa a la economía puertorriqueña de más de 220 millones de dólares. Además, nuestros productos de exportación aumentarían su competitividad en los mercados internacionales, lo que ayudaría a fomentar la creación de nuevos empleos en la Isla y a reactivar la actividad económica (Pesquera, Héctor L., 2004 citado en Blanco Peck, pág. 4) [3].

 

2. Posibilidad de comercio y relaciones internacionales terminando así la obligación de participar en el costoso comercio norteamericano (Berríos Martínez, 2005). En este punto cabe resaltar la posibilidad de lograr acuerdos comerciales con todos los países del mundo sin necesidad de obtener autorización del departamento de estado de EEUU, de la FDA y según de lo que se trate, de otras agencias federales.

 

3. La posibilidad de obtener financiamiento de instituciones internacionales y países directamente. Véase como ejemplo los acuerdos de Argentina con China de préstamo de $500 millones de dólares para la construcción de una represa en la Patagonia, la cual por supuesto será construida por una empresa China. Ambos países salen beneficiados, Argentina atiende una necesidad en su desarrollo de infraestructura, crea empleos y las empresas Chinas se benefician económicamente. Solo países soberanos pueden llegar a este tipo de acuerdo.

 

4. La atención a la agricultura con la prioridad de desarrollar nuestra soberanía alimentaria. El pueblo de Puerto Rico no pude seguir dependiendo de importaciones en más de un 80% para comer. Como isla que somos, cualquier situación internacional o climatológica que interfiera con el transporte marítimo y aéreo nos dejaría en situación de fragilidad alimentaria. (Otro Puerto Rico es Posible, Programa Político del MINH) Ya nuestros abuelos vivieron esa situación durante la II Guerra Mundial ante la amenaza de los submarinos alemanes en las aguas del Caribe.

 

5. Salirnos de la dependencia de los combustibles fósiles. (Otro Puerto Rico es Posible, Programa Político del MINH)

 

Estas propuestas son solo algunas de las que algunas de las organizaciones del independentismo en sus programas políticos ha identificado (me limito aquí a MINH y PIP por sus coincidencias) como prioritarias en el escenario de una independencia. Ambos programas políticos abundan en propuestas relacionadas al desarrollo de las empresas nacionales puertorriqueñas, el cooperativismo, la atracción de inversión extranjera y otras.

 

El Derecho a la Reparación:


"En cualquier contexto en que se viabilice la proclamación de nuestra autodeterminación e independencia, el PIP propone que el Gobierno de Puerto Rico negocie simultáneamente con el Gobierno de Estados Unidos, los pormenores de la sucesión de estado y una transición económica ordenada. Dicha transición económica incluirá los siguientes asuntos, que ya han sido objeto de conversaciones entre el Partido Independentista Puertorriqueño y sectores pertinentes del Gobierno de Estados Unidos durante los últimos 20 años, y positivamente acogidos por organismos del Congreso y del Ejecutivo de ese país:

 

Un Fondo de la República para la transición económica, en compensación por los 114 años de colonialismo que han privado a Puerto Rico de ejercer libremente su derecho inalienable a la autodeterminación e independencia. Dicha compensación será mediante asignaciones escalonadas, agrupadas anualmente y basadas en la cantidad total de gastos federales actuales bajo el régimen colonial." (Programa del PIP)

 

El 12 de octubre de 2013, con el apoyo del Foro Social Mundial de la Asamblea de los Pueblos, se lanzó un llamado para la creación del Día Internacional de las Reparaciones por el Colonialismo.

 

En el 2011, en ponencia presentada ante el Seminario Regional del Comité de Descolonización de la ONU, celebrado en San Vicente y Granadinas, a propósito de la solicitud de propuestas ante el Tercer Decenio de Descolonización, presenté la siguiente propuesta:

 

"Nombrar un Comité Negociador presidido por el Presidente del Comité Especial de Descolonización para que las potencias administradoras paguen compensaciones económicas a los pueblos colonizados que garanticen una transición a la independencia con financiamiento adecuado y a esos efectos crear un fondo administrado por la ONU".

 

Todo estado que infringe una norma del derecho internacional obliga a la reparación por el hecho ilícito (UNAM, pág. 1) [4], [5]. Desde 1989 está planteado ante la ONU el derecho a reparaciones por la violación de derechos humanos.

 

La ONU define como víctimas de violaciones de derechos humanos tanto a individuos como a colectivos de personas. Los Principios y Directrices de la ONU aplicables a las violaciones de derechos humanos consideran como víctimas de violaciones (a) a las que hayan sufrido daños físicos o psicológicos, (b) y que tales acciones u omisiones constituyan una violación grave del derecho internacional humanitario. (Pérez De León, Juan, pág. 32) [6].

 

A esos efectos "La Subcomisión de Prevención de Discriminaciones y Protección a las Minorías, en su resolución 1989/13, de 31 de agosto de 1989, decidió encomendar al Relator Especial la tarea de realizar un estudio sobre el derecho de restitución, indemnización y rehabilitación de las víctimas de violaciones manifiestas de los derechos humanos y de las libertades fundamentales con miras a examinar la posibilidad de elaborar principios y directrices básicos sobre esa cuestión". En el Informe del Relator se identificaron los siguientes principios:

 

"Las distintas formas de reparación, su alcance y contenido, que incluyen tanto las reparaciones monetarias como las no monetarias, pueden resumirse de la siguiente manera:

 

La restitución se refiere a la medida en que se puede “devolver a la víctima a la situación anterior a la violación manifiesta de las normas internacionales de derechos humanos o la violación grave del derecho internacional humanitario” (principio 19). La restitución comprende el restablecimiento de la libertad, el disfrute de los derechos humanos, la identidad, la vida familiar y la ciudadanía, el regreso al lugar de residencia, la reintegración en el empleo y la devolución de bienes.

 

– La indemnización “ha de concederse, de forma apropiada y proporcional a la gravedad de la violación y a las circunstancias de cada caso, por todos los perjuicios económicamente evaluables” (principio 20). El daño que dé lugar al pago de una indemnización puede ser consecuencia de un daño físico o mental; la pérdida de oportunidades, en particular las de empleo, educación y prestaciones sociales; perjuicios morales; gastos de asistencia jurídica o de expertos, medicamentos y servicios médicos, y servicios psicológicos y sociales.

 

– La rehabilitación incluye atención médica y psicológica, así́ como servicios jurídicos y sociales (principio 21).

 

– La satisfacción incluye una gran variedad de medidas, desde la adopción de medidas para que cesen las violaciones hasta la revelación de la verdad, la búsqueda de las personas desaparecidas, la recuperación de cadáveres y su nueva inhumación, disculpas públicas, sanciones judiciales o administrativas, conmemoraciones y enseñanza de las normas de derechos humanos (principio 22).

 

– Las garantías de no repetición incluyen amplias medidas estructurales de naturaleza normativa, como reformas institucionales orientadas a asegurar el control civil de las fuerzas militares y de seguridad, el fortalecimiento de la independencia judicial, la protección de los defensores de los derechos humanos, la promoción de la observancia de las normas de derechos humanos en la administración pública, las fuerzas de seguridad, los medios de información, y los servicios psicológicos y sociales (principio 23)." [7]

 

El colonialismo en Puerto Rico ha infligido sobre el pueblo de Puerto Rico numerosos y variados daños, sin que se pretenda hacer una lista exhaustiva:

 

· daños demográficos (pérdida de población),

 

· daños educativos y culturales (ataque a nuestro idioma, historia y cultura e intentos de asimilación),

 

· daños geográficos (despojo de tierras para usos militares y otros),

 

· daños ambientales (Vieques, Culebra, la contaminación de aguas y tierras por la industria farmacéutica y no olvidemos Ciudad Cristiana),

 

· daños económicos (destrucción de nuestra agricultura y comercio nacional y la invasión de las megatiendas que ha hecho de Puerto Rico un mercado cautivo de EEUU generando grandes riquezas para ellos, sobre $44,285 millones [8]),

 

· daños psicológico (complejo de inferioridad, confusión con identidad, falta de identidad propia),

 

· represión y persecución (encarcelamiento y en algunos casos, tortura de liderato independentista, en especial Don Pedro Albizu Campos y Oscar López Rivera),

 

· el uso de nuestros hombres y mujeres en sus guerras de agresión.

 

La compensación por los daños infligidos por el colonialismo ha sido practicada internacionalmente. El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, y el líder libio Moamar el Gadafi, firmaron el 30 de agosto de 2008 un acuerdo histórico bajo el cual Italia pagaría miles de millones de dólares en compensación por los abusos cometidos durante el periodo colonial que se extendió de 1911 a 1943. "En este documento histórico, Italia se disculpa por los asesinatos, destrucción y represión contra los libios durante el gobierno colonial", declaró entonces Gadafi [9]. Desconozco si Italia llegó a pagar dicha deuda y si llegó a manos del pueblo libio.

 

La reparación por la represión y tortura ha sido reconocida internacionalmente. A modo de ejemplo, el Reino Unido lamentó los abusos cometidos por sus militares contra los rebeldes kenianos de Mau Mau en los años 50 y anunció una compensación de 19,9 millones de libras ($31 millones de dólares) destinada a cerrar uno de los episodios más vergonzosos del pasado colonial británico [10].

 

Este año (2014) los países de la Comunidad del Caribe (Caricom), reunidos en una cumbre en la capital de San Vicente y las Granadinas, acordaron, reclamar a Europa reparaciones morales y económicas por los siglos de esclavitud sufrida por las poblaciones del caribe y el genocidio de sus pueblos indígenas [11]. Entre las peticiones planteadas se encuentran que las potencias implicadas en el tráfico pidan perdón sincero, que repatrien a África a todos los descendientes de los más de 10 millones de esclavos que deseen volver y que cancelen la deuda de los países víctimas, según informaron los abogados [12].

 

Recientemente el Lic. Aníbal Acevedo Vilá planteó que EEUU debía pagar la deuda del Gobierno del Estado Libre Asociado de Puerto Rico con los bonistas. Desafortunadamente, como todas las propuestas del PPD en su relación con EEUU, el pago de la deuda se ve como una dádiva generosa de EEUU hacia nosotros, cuando en realidad sería una suma irrisoria si aplicamos el derecho a compensación y reparación que tendría Puerto Rico como resultado de los 116 años de colonialismo a los que no ha sometido EEUU.

 

¿Cuánto tendría que EEUU pagar al pueblo de Puerto Rico por el daño causado durante 116 años de colonialismo? Son muchos los factores que habrá que considerar para llegar a una cifra que nos permita construir la patria puertorriqueña que queremos desde una zapata firme. Como un pequeño ejemplo está el costo de la descontaminación de las tierras de Vieques estimado en $250 millones, según el cálculo conservador de la Marina de Guerra de EEUU [13]. Añádasele a esa partida la de Culebra, Ramey en Aguadilla, la Base Naval de Sabana Seca, los terrenos de Buchanan y otras instalaciones militares en Puerto Rico. Por los usos de terrenos para fines militares solamente las cifras son multimillonarias sin incluir la contaminación y destrucción ambiental.

 

Las pérdidas económicas por la destrucción de nuestra agricultura, empresas nacionales, tales como la avícola, lechera, pesca, comercio local al detal, farmacias de la comunidad y otros son de difícil pero no imposible cálculo. La CEPAL ha desarrollado metodologías de evaluación de daños que podrían utilizarse como base para esta evaluación. La evaluación se puede llevar a cabo mediante la aplicación de la metodología de evaluación de daños y pérdidas desarrollada por CEPAL, y la evaluación de necesidades humanitarias y comunitarias que incorpora metodologías de agencias del Sistema de Naciones Unidas y PNUD para la recuperación temprana de desastres. (CEPAL, pág. 19) [14].

 

CONCLUSIÓN

 

La aspiración a la independencia de Puerto Rico para su pueblo tiene que ser desmitificada y desvinculada de la leyenda negativa de que sería sinónimo de hambre, pobreza y anarquía. El movimiento independentista tiene la responsabilidad histórica de salir de la política de estribillos vacíos y ponerse a trabajar seriamente en una propuesta económica de transición y de futuro que garantice el desarrollo económico sostenido, justicia redistributiva y atención de las necesidades básicas de salud, educación, vivienda y seguridad. El momento no puede ser más propicio. El desarrollo económico de América Latina nos aporta ejemplos y posibilidades.

 

La realineación geopolítica con la conformación de bloques regionales cuya participación será esencial para Puerto Rico (CELAC, CARICOM), la posibilidad de acceder a acuerdos con los países que conforman el bloque BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sur África) y de llegar a acuerdos bilaterales con cualquier país del mundo, crea condiciones idóneas para abrirnos al mundo comercialmente en todos los aspectos y participar en la discusión de atención a temas que nos afectan a todos como el narcotráfico, el medio ambiente, la explotación de recursos marítimos y las innovaciones tecnológicas y científicas.

 

Lo que es esencial es que el pueblo de Puerto Rico en su mayoría esté convencido de la posibilidad de un Puerto Rico independiente y soberano económicamente y esté comprometido en su creación y desarrollo.

 

Por otro lado se necesita un liderato político que vaya erguido y con la voluntad política ante EEUU a exigir lo que por derecho nos corresponde: la reparación de los daños infligidos por 116 años de colonialismo.

 

Notas:

[1] Les Temps Modernes, Nº 123, marzo-abril de 1956. Intervención en un mitin "por la paz de Argelia"; en Jean-Paul Sartre, Colonialismo y neocolonialismo, Situations V, Editorial Losada, Buenos Aires, 1968, págs. 20-37.

[2] http://www.pressenza.com/2013/10/reparations-related-colonization/

[3] Blanco Peck, Richard, Ph.D., Política Fiscal Federal en Puerto Rico: Modelo Correlacional de Consecuencias Electorales.

[4] UNAM, Aspectos de la Reparación en el Derecho Internacional, (pág. 1) http://biblio.juridicas.unam.mx/libros/1/122/11.pdf

[5] Perez-Leon Acevedo, Juan Pablo, Las Reparaciones en el Derecho Internacional de los Derechos Humanos, Derecho Internacional Humanitario y Derecho Penal Internacional (2007) http://digitalcommons.wcl.american.edu/cgi/viewcontent.cgi?article=1014&context=auilr

[6] Ídem, pág. 32

[7] Theo van Boven, Principios Y Directrices Básicos De Las Naciones Unidas Sobre El Derecho De Las Víctimas De Violaciones Manifiestas De Las Normas Internacionales De Derechos Humanos Y De Violaciones Graves Del Derecho Internacional Humanitario A Interponer Recursos Y Obtener Reparaciones , http://legal.un.org/avl/pdf/ha/ga_60-147/ga_60-147_s.pdf

[8] Estudio de economista Rosario Rivera Negrón según artículo de Perla Franco El mito de la dependencia: Negocio redondo para USA la riqueza que se lleva de Puerto Rico , Claridad, 27 de marzo, 2012.

[9] http://internacional.elpais.com/internacional/2008/08/30/actualidad/1220047207_850215.html

[10] http://tn.com.ar/internacional/reino-unido-compensara-a-los-mau-mau-de-kenia-por-las-torturas-de-las-fuerzas-coloniales_393567

[11] http://www.publico.es/internacional/507393/el-caribe-reclama-a-europa-compensaciones-por-la-esclavitud

[12] http://www.nacion.com/mundo/europa/Caribeños-compensación-esclavitud-expotencias-coloniales_0_1401859858.html

[13] Delgado José A., Aumenta el costo para descontaminar Vieques, EL NUEVO DIA, mie, 28 de marzo de 2007, http://www.adendi.com/archivo.asp?num=35822&year=2007&month=3&keyword=

[14] CEPAL: Guatemala: Evaluación de los impactos económicos, sociales y ambientales, y estimación de necesidades a causa de la erupción del volcán Pacaya y la tormenta tropical Agatha, mayo- septiembre de 2010, México, D. F.: CEPAL, 2011 http://unpan1.un.org/intradoc/groups/public/documents/uneclac/unpan045751.pdf

Última actualización en Viernes, 14 de Noviembre de 2014 14:27
 

Misión PR en Cuba

 

Fundación Juan Mari Brás

 

Otro PR es posible

 

Nuestra Opinión en blanco y negro

Documentos

Solo el administrador



banner minhOficina Central, C 25 NE 339, San Juan, Puerto Rico 00920.
Teléfono (787) 774-8585,
minhpuertorico@minhpuertorico.org